Posted on: Jul 30, 2021

Patrocinar los Juegos Olímpicos

Reading Time: 2 minutes

La llama olímpica ya brilla en la ciudad olímpica de Tokio tras la cancelación de los juegos en 2020 a causa de la COVID-19 pero estos juegos no están exentos de críticas por parte de la ciudadanía japonesa y de los patrocinadores que han invertido más de 3,3 billones de dólares en este evento.

En aquella época en las que no existía emergencias sanitarias, los J.J. O.O. han sido siempre un motor de inversión en publicidad y marketing. No solo como partner oficial o con la realización de acciones vinculadas a los juegos, también derivado de las competiciones de deportes determinados para posicionar sus anuncios.

Uno de los últimos patrocinadores ha sido Airbnb. El Comité Olímpico International y la empresa acaban de cerrar un acuerdo de colaboración donde la marca será partner oficial olímpico hasta 2028 y tendrá cinco juegos olímpicos en los que estará presente. La misión olímpica sintoniza con la de Airbnb en promover el turismo sostenible. Este acuerdo tiene una estimación realizada por varios medios por valor de 500 millones de dólares, no solo por lo que la empresa pagará directamente sino también por los servicios que tendrá que ofrecer en el marco del acuerdo. La colaboración está en ofrecer alojamiento durante los juegos para reducir los costes de crear nuevos espacios en las ciudades que acogen las Olimpiadas.

Pero, ¿cuánto cuesta ser partner olímpico? Según Financial Times empresas como Bridgestone o Panasonic habrían pagado entre 200 y 250 millones de dólares por convertirse en partners olímpicos por cubrir un único ciclo olímpico (por solo cuatro años). Otras fuentes como Reuters apuntan que ser partner olímpico supone una inversión de  aproximadamente 100 millones de dólares por cada ciclo olímpico (incluye unos J.J. O.O. de invierno y de verano).

¿Qué marcas están presentes?

Tal y como anuncia el propio Comité Olímpico en su web, empresas como Alibaba, Altos, GE, Intel, Omega, Visa, Toyota, Samsung, Dow, P&G y Coca-Cola son los partners oficiales de los presentes J.J. O.O.. De hecho, la relación de Coca-Cola con Olimpiadas es, posiblemente, uno de los patrocinios más longevos de la historia. Empezaron a colaborar en 1928 y acaban de ampliar su acuerdo de colaboración por 12 años más, con un total de 104 años en los que la marca más conocida de refrescos ha estado animando tanto a espectadores como a deportistas. La marca podría tener un componente negativo en términos de imagen y reputación como patrocinador de un evento deportivo al ser una marca que comercializa bebidas con un alto porcentaje de azúcares y cafeína, sin embargo, ha conseguido todo lo contrario.

De todos modos, parece ser que el Comité Olímpico Internacional está a la búsqueda de patrocinadores mucho más tecnológicos y con ello conectar con los espectadores más jóvenes que cada vez ven menos televisión. En este sentido, el acuerdo de Intel ha servido para crear nuevas experiencias para atletas y espectadores.

Y tu, ¿qué empresa tecnológica crees que debería patrocinar los J.J. O.O.?

¡En Pointbleu estaremos encantados de escucharte!


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.