Posted on: Jun 10, 2022

Packaging y sostenibilidad: hacía océanos más limpios

Reading Time: 2 minutes

Han pasado más de cinco años desde que la Ellen MacArthur Foundation afirmó que, si no cambiábamos como consumidores, para el 2050 en el océano habría la misma cantidad de plástico que de peces. Por muy impactante que esto parezca, la crisis climática sigue siendo uno de los mayores problemas de nuestro tiempo. Según datos de la ONU, los océanos reciben cada año más de ocho millones de toneladas de plástico. ¿Cómo es posible que ante ello sigamos mirando hacia otro lado?

Según WGSN existe un grupo de consumidores denominados “Activistas Apáticos”,  que se caracterizan por su falta de coherencia entre lo que dicen que les importa y cómo se comportan. Para ellos el precio, la variedad y la facilidad, prevalecen ante la sostenibilidad. En un estudio sobre este grupo realizado el año pasado por Zalando, un 60% de las personas encuestadas afirmaban que la venta de artículos de segunda mano era importante para ellos, sin embargo, menos de un 25% decía consumirlos. Formado principalmente por la generación Z, este grupo abandera la lucha climática a la vez que convierte a SHEIN -caracterizado por su negativo impacto ecológico y sus cuestionables prácticas- en el primer vendedor de retail online.

Ante este tipo de consumidor, las marcas pueden facilitar la sostenibilidad presentándola como una recompensa directa para ellos. La firma danesa Ganni, a través de su “cuenta transparente” Ganni LAB, expone los fallos que han tenido en el camino hacia una producción más sostenible. Por otra parte, FutureCard presenta una tarjeta bancaria que devuelve hasta un 5% al realizar “green purchases”.

Marcas de cosméticos como la estadounidense Bubble,  han generado un programa mediante el cual poder enviar los recipientes vacíos a sus oficinas, facilitando el re-uso y el reciclaje de estos. Otras acciones más centradas en el Packaging van desde el empleo de Mono-Materiales -embalajes realizados con un solo material facilitando su reciclaje- o plásticos reciclados químicamente. Desde el 2021 en Europa es posible consumir Magnums que incorporan este tipo de plásticos, gracias a la colaboración entre Unilever y Plastic Energy.

 

Como todos sabemos, falta mucho por hacer frente a la crisis climática y el lavado de cara ecológico ya no es suficiente. Por muy preocupante que sea la situación, los consumidores deciden cómo actuar y ante ello son las marcas las que deben optar por opciones más sostenibles, aportando soluciones eficaces y atractivas. En este momento es necesario superar el mensaje y pasar a la acción. Conocer a nuestros consumidores y adaptarnos a sus necesidades -e intenciones- es clave para aportar como marca nuestro granito de arena en la lucha por la sostenibilidad, aunque para ello tengan que dejar de colgarse medallas y rebajar su tono de comunicación. Desde Pointbleu creemos que llegar al equilibrio sostenible es posible y apoyamos a todas las marcas a optar por procesos y materiales responsables acorde con lo que necesita su consumidor. ¿Cuándo empezamos? 🙂

Photo credits: Pinterest, Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.