Posted on: Nov 19, 2020

Navidad amenazada por la pandemia

Reading Time: 3 minutes

La Navidad se ve amenazada por la pandemia: los consumidores, han cambiado su manera de consumir y los planes que se hacían año tras año quedan atrás, contando como único plan hacer es vida familiar.

La pandemia está repercutiendo en el gasto de los consumidores. Según la COVID-19 Tracker de Mintel, una cuarta parte de los consumidores estadounidenses coincidió en que gastar en ocio y entretenimiento es una prioridad menos para ellos. Las vacaciones planificadas con meses de antelación ya no se contemplan, por miedo a vuelos cancelados, cierre de aeropuertos y fronteras.

Debido a la pandemia el consumidor se ha vuelto más reacio a viajar. Cada vez más, se plantea unas vacaciones en casa, con su familia, disfrutando de la tradición de estar todos juntos, sin necesidad de buscar la felicidad en otro lugar que no sea su hogar y los suyos.

Según los datos de la Oficina de Análisis Económico (BEA), la pandemia ha tenido un fuerte impacto en los precios de los productos de consumo. De febrero a junio, los precios de la carne y las aves de corral aumentaron un 11% y los precios de la carne de vacuno experimentaron el mayor aumento, con un 20%.

La COVID-19 ha causado un aumento en la demanda de alimentos ya que actualmente hay un mayor número de gente que prefiere quedarse en casa y evitar hacer comidas fuera. Si bien, no hay una escasez significativa de alimentos, las interrupciones en la cadena de suministro han hecho subir los precios.

Las compras por internet se han vuelto una necesidad, están en auge gracias a la pandemia. Las marcas han tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias. Los consumidores son cada vez más reacios a comprar en tienda física, por lo que, prefieren comprar cómodamente a través de Internet y prevenir contagiarse del virus.

Deloitte espera que las ventas de comercio electrónico navideñas aumenten entre un 25% y un 35%. Con tanta compra online, esto repercute a que hay un aumento de deliveries y de repartidores.Las empresas de transportistas están trabajando duro para poder llegar a repartir todos los paquetes encargados por los consumidores, ampliando su horario laboral para poder llegar a todas las familias.

 

Parece ser que las jugueterías no se quedarán con sus juguetes en tienda. Desde la pandemia están vendiendo como nunca, ya que el entretenimiento desde los adultos a los más pequeños ha pasado a ser una necesidad básica. Aunque parezca mentira, los juguetes más demandados son los puzzles, juegos de mesa y manualidades.

Según el director ejecutivo de Mattel, Ynon Kreiz, la industria del juguete en su conjunto creció de manera significativa y continúa demostrando su capacidad de recuperación en tiempos económicos desafiantes.

Tal y como hemos visto, la pandemia nos ha cambiado incluso en Navidades. Las reuniones familiares van a pasar de ser numerosas, bulliciosas y con toda la familia a ser los familiares más allegados y previniendo el riesgo al contagio del virus.

En cuanto a las marcas han dado un giro 180º a la pandemia. La necesidad les ha hecho ser más flexibles que nunca en sus estrategias, anticipándose hacia una visión más holística de la realidad, colaborando con el consumidor. Es el caso de Naturgy que prestó sus servicios de forma gratuita a hoteles y residencias o Pepephone que decidió regalar más GB para poder estar en contacto con la familia.

Más allá de regalar sus servicios, las marcas están más que nunca, cerca de sus consumidores, puesto que es la única forma de prever su comportamiento. ¿Es esto altruismo, o simplemente están anticipando las necesidades de sus preciosos consumidores?

Y tú marca, ¿qué planes tiene previstos para alegrar las navidades a tus consumidores? No dudes en comentárnoslo en info@pointbleudesign.com


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.